OCASO DE LOS JUDEJUT

Cortesía Los Andes     08/04/2019 por Francisco Gonzales Luna

Arequipa. Los Juegos Deportivos de la Juventud Trasandina (Judejut) viven una crisis que amenaza sus cimientos. Anecdóticamente es provocada por la ciudad donde registró en 1997 su acta de nacimiento: Arequipa.

El futuro del Judejut está en juego y, al menos en Perú, esta situación se pasa por agua tibia. En Argentina, Chile y Bolivia esta penosa coyuntura se vive de manera diferente, mientras que los peruanos que tienen en Arequipa a su estandarte, prefieren el silencio obligado por el centralismo.

Esta es la tercera suspensión en la historia de estos juegos, pero es la primera por un motivo que promovió su creación: terminar con el centralismo. Si en 2009 fue el dengue el que impidió su realización en Bolivia, y en 2015 el reclamo de Argentina para que se respete el Acta de Arica (disminución del número deportistas), en este 2019 es Perú el que ha decidido cancelarlos por falta de dinero, con la excusa de un recorte presupuestal provocado por la priorización de los Juegos Panamericanos Lima 2019.

Para entender bien esta situación debemos remontarnos hasta 1991, cuando al profesor chileno de educación física Luis Gallardo, se le ocurrió la idea de organizar un torneo internacional que permita la competencia de deportistas de provincias que muchas veces son discriminados por el centralismo.

Esa iniciativa tardó en madurar. Fue recién el 22 de agosto de 1997 (dos meses antes de la realización de los XIII Juegos Bolivarianos Arequipa 1997), que se firma en Acta de Arequipa dando por sentada el nacimiento de una organización que tuvo siempre objetivos grandes como ser el primer eslabón del circuito olímpico, o convertirse en un torneo de índole oficial en cada país.

La primera edición se disputó en Chile 1998. A partir de ahí Arequipa fue prácticamente dueña del Judejut. De sus 19 ediciones, los mistianos ganaron 17 y Salta (Argentina) 2.

Deportivamente se experimentó una evolución de acuerdo a la realidad de cada uno de los participantes, pero organizativamente todo ha caminado de forma desigual. El que más avanzó es Chile que logró que su Ministerio del Deporte, antes Chile Deportes, respete un presupuesto anual y sea calendarizado por sus federaciones deportivas.

A ese paso no avanzó ni Perú, ni Bolivia, ni Argentina, que siguieron siendo sometidos por el capricho del centralismo, al que poco le interesa que deportistas del interior representen al país. Ello sumado a la tibieza y a ese espíritu sumiso de las dirigencias locales, especialmente en el caso peruano que desde 2016 permitió que Lima se entrometa y tome todas las decisiones organizativas de la participación nacional.

Todo ello ha llevado a un desfase en su desarrollo y pone en riesgo su futuro.

PANORAMA INCIERTO

Mientras que en Chile organizarán del 4 al 9 de mayo unos juegos internos con las regiones que participaban en los Trasandinos (Arica Parinacota, Antofagasta, Tarapacá, Coquimbo y Atacama) en Perú no habrá nada.

Argentina, que se ausentó como país desde la edición de 2016, luego de suspender la de 2015, ha demostrado su interés de volver a la competencia para no dejar morir este movimiento deportivo descentralista.

Bolivia está a la espera de lo que decidan los demás países, pero es sabido que con el impulso decidido que le ha dado su gobierno al deporte no tendrá problemas en participar.

El problema es Perú. La única comunicación que ha salido de Arequipa es que los Juegos, que se comprometió a organizar, pese a que tenía la negativa del IPD Nacional, se cancelaron.

Chile, Argentina y Bolivia esperan que Perú llame a un cónclave trasandino, posiblemente en agosto, para tocar la problemática que se vive, y dar ideas de solución para reactivar la organización en el 2020.

HAY QUE REFUNDAR LOS TRASANDINOS”

Del facebook de Francisco Gonzales Luna

Luis José Gallardo Osorio nació en Chuquicamata, región chilena de Antofagasta. Es el creador de los Juegos Deportivos de la Juventud Trasandina, que durante sus 19 ediciones fue el motor de integración entre Argentina, Bolivia, Chile y Perú.

#EfectoGol pudo comunicarse con el profesor quien tiene voz autorizada para opinar sobre el preocupante presente de un certamen que fue el primer peldaño de muchos deportistas que llegaron a disputar mundiales y olimpiadas.

De plano aclara que ya no trabaja en el Instituto Nacional del Deporte del Gobierno de Chile, pero acepta compartir sus consejos para evitar la desaparición de un campeonato que forma parte de la historia de los países separados y a la vez unidos por la cordillera de los Andes.

“Debemos preocuparnos de que estos juegos no desaparezcan. Sería lamentable retroceder al año 1992, cuando nuestros jóvenes de provincias tenían cero posibilidad de participar en torneos internacionales y todo pasaba por nuestras capitales”, dijo.

“Creo que hay que refundar los Trasandinos determinando los deportes. En el caso de los colectivos, hacerlos más competitivos a través de etapas clasificatorias en cada país”, recomendó el también profesional en Gerencia Pública.

“En cuanto a los deportes individuales deben ser más exigentes con las marcas mínimas. De tal manera que no vayan deportistas únicamente a pasear”, añadió el fundador de los Judejut, para quien es importante el compromiso de las autoridades de cada país.

“Se debe buscar el reconocimiento de estos juegos por parte de las distintas federaciones y adecuar las edades de participación a los reglamentos de cada una de ellas. En pocas palabras, que formen parte de sus respectivos calendarios”, finalizó.

Gallardo reveló que presentó un informe sobre la realidad de los Trasandinos al secretario del Instituto Nacional del Deporte de Chile, Francisco Zepeda, el mismo que debería ser presentado en la reunión trasandina que debe realizarse en agosto.

17 veces Arequipa fue campeón de los Trasandinos. Salta (Argentina) obtuvo el título en dos oportunidades de unos juegos cuyas disciplinas en competencia son atletismo, básquet, ciclismo, gimnasia, judo, natación, taekwondo, tenis de mesa y vóley.

Share